Blog

Hasta las mujeres que no les gusta maquillarse, cuando acuden a una fiesta especial no se resisten a dar un toque de color en sus párpados y pestañas.

Por ello, es importante que todas conozcan los riesgos a los que se exponen si no usan el maquillaje adecuado o no lo utilizan como deben. Una alergia o la reacción frente a algún componente de alguno de estos producto de cosmética son los principales problemas que pueden surgir en nuestro ojos, ya que el maquillaje, especialmente el líquido y en crema, es un medio perfecto para que habiten gérmenes. De la misma forma, si no lavamos los pinceles y demás utensilios que utilizamos para aplicar el maquillaje, también corremos el riesgo de que proliferen los gérmenes en ellos.

Primero, haz la prueba

Lo más recomendable es utilizar siempre productos «de confianza» es decir, de calidad, comprado en un establecimiento adecuado y que ya hayamos probado sin que haya surgido ninguna alergia.
Sin embargo, a todas las mujeres les gusta probar colores nuevos, otras texturas y productos que prometen ser más duraderos, por lo que no siempre utilizan su maquillaje habitual. En estos casos se recomienda no probar diferentes tipos a la vez para que, en el caso de que surja alguna reacción sabemos detectar cuál ha sido el causante. Además se recomienda aplicarlo primero en una zona del cuerpo en la que la piel sea fina, como la del párpado, para comprobar su reacción. Puedes hacer la prueba en la zona de detrás de la oreja o en la zona interna de la muñeca.
Si te surge alguna duda sobre los componentes del maquillaje, puedes preguntar a un Óptico-Optometrista sobre ellos, ya que te podrá indicar si pueden ocasionar algún problema en el ojo o en el párpado.

Especial atención

Maquillarse los ojos no es una acción de «alto riego», pero sí tenemos que tener en cuenta que el ojo y la zona que le rodea es muy delicada, por ello debemos tener especial cuidado en:

  • Los párpados: su piel es muy fina y delicada, además en ellos se encuentran las glándulas sebáceas que protegen la superficie del ojo. Por ello, se recomienda aplicar el producto lejos del ojo y fuera de la línea de nacimiento de las pestañas.
  • La córnea: las sobras de ojos y perfiladores con purpurina, con metales o en polvo pueden irritar e incluso la córnea so cae en el ojo y no se retira con cuidad. A su vez hay que tener cuidado con la punta de los lápices de ojos y el aplicador de máscaras de pestañas que pueden raspar la córnea. También puede resultar perjudicial para la córnea los desmaquillantes con alcohol.

Con lentes de contacto, más cuidado

Quienes usan lentes de contacto deben tener un especial cuidado a la hora de maquillarse, debido a que deben evitar que las partículas de los productos queden entre la lente y la córnea porque puede ocasionar.
Por esta razón, se recomienda colocar la lente de contacto con los ojos limpios y antes de maquillarse. En el caso de que entre en el ojo algún resto de producto durante el maquillaje, habrá que retirar la lente de contacto, lavarla con la solución óptica y poner nuevamente. Por supuesto, en todo este proceso es necesario tener las manos limpias.

Los especialistas recomiendan…

  • Usar cosméticos solubles al agua y texturas compactas que no desprendan pequeñas partículas.
  • Elegir máscara de pestaña específica para las usuarias de lentes de contacto.
  • Si vas a aplicar color en tus mejillas, utiliza un producto en crema.
  • No maquillarse si los ojos están enrojecidos.
  • Desmaquillarse bien los ojos, quitando los restos rebeldes de la máscara con un bastoncillo de algodón.
  • No compartir ni el maquillaje ni los aplicadores con otra persona.